Transcurrido un año desde el paso del huracán Iota por Providencia, el balance del proceso de reconstrucción de la isla es positivo. Sin embargo, no ha sido un proceso fácil, hemos tenido que afrontar grandes desafíos que han incidido en el desarrollo de las obras. La complejidad geográfica para el arribo de materiales, la escasez de acero, la poca disponibilidad de mano de obra en la isla y los efectos del COVID-19 son algunos ejemplos.

Pero esto no ha impedido que el gobierno del presidente Iván Duque —con total determinación— avance en la reconstrucción integral de la isla. Desde el sector de vivienda y agua implementamos un plan de acción en tres frentes simultáneos: la reparación estructural de viviendas, la construcción de viviendas nuevas y el suministro de agua.

Desde el primer día iniciamos esta titánica tarea. Y digo titánica porque es la regla y no la excepción que los procesos de reconstrucción se extiendan por varios años tras la ocurrencia de un desastre  natural. La experiencia internacional muestra que estos procesos son de largo aliento. De acuerdo con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, la reconstrucción en una muestra de 88 desastres naturales tomó, en promedio, cerca de cuatro años. Solo por mencionar un caso: en 2010, cinco años después del paso del huracán Katrina (categoría 5), que devastó Nueva Orleans, en el sector de Lower Ninth Ward solo se habían construido 200 de 4.000 viviendas.

Nuestra meta de reconstruir la isla en un tiempo muy por debajo del promedio de otros procesos en el mundo y en Colombia presenta resultados importantes. En relación con los dos primeros frentes de trabajo, en noviembre serán 627 las viviendas reparadas estructuralmente y 463 las viviendas nuevas terminadas. De esta manera, seis de cada diez viviendas en la isla ya estarán reconstruidas o terminadas al finalizar el mes.

En el tercer frente, desde noviembre de 2020 se ha garantizado el suministro de agua potable y desde febrero de 2021 se logró el restablecimiento total del servicio de acueducto a las condiciones anteriores al huracán.

Aunque aún falta camino, queremos dar un parte de tranquilidad. El gobierno del presidente Iván Duque le seguirá cumpliendo al archipiélago. Hemos ido superando los obstáculos, aseguraremos que todas las viviendas de la isla terminen en mejores condiciones en relación con las previas al huracán y lograremos que el servicio de agua potable llegue a toda la población.

Hoy puedo afirmar con certeza que, pese a las dificultades, la reconstrucción de Providencia y Santa Catalina avanza en la dirección correcta y en marzo de 2022 habrá concluido. Sea este el momento para agradecer el esfuerzo y gran trabajo de la Gerencia Integral, Findeter, la UNGRD, las Fuerzas Militares y de Policía y las autoridades locales. Así, trabajando juntos, lograremos que la isla sea ejemplo de resiliencia y salga fortalecida de este proceso.